Gran Comisión: hombre y mujer, trabajo conjunto

Comprometeos a un modelo de ministerio, tanto los hombres como las mujeres, que refleje la servidumbre de Jesucristo, y no la lucha mundana por el poder y el estatus social

Partiendo del Compromiso de Ciudad del Cabo. Apartado 3: “Los hombres y las mujeres en el trabajo conjunto”. Afirmamos su contenido de que convivimos como pueblo de Dios con dos posturas bien definidas a la hora de tratar el trabajo del hombre y la mujer en la iglesia actual.Como dice el Compromiso, unos interpretan la enseñanza apostólica en el sentido de que las mujeres no deberían enseñar ni predicar o, que pueden hacerlo, pero no como única autoridad sobre los hombres.Otros interpretan la igualdad espiritual de las mujeres, el ejercicio del don de profecía para edificación por las mujeres en la iglesia del Nuevo Testamento y la acogida de iglesias en sus hogares, como dando a entender que los dones espirituales de liderazgo y enseñanza pueden ser recibidos y ejercidos en el ministerio tanto por las mujeres como por los hombres.Versículos que apoyan que la mujer no debería enseñar:
1ª Timoteo 2:12: “Porque no permito a la mujer enseñar, ni ejercer dominio sobre el hombre…”
1 Corintios 14:33-35: “….vuestras mujeres callen en las congregaciones….”
Tito 2:3-5: “Las ancianas…..que enseñen a las mujeres jóvenes a amar a sus maridos….”

Versículos que apoyan la igualdad del hombre y la mujer:
Hechos 18:26: “Apolos hablando en la sinagoga…..le oyeron Priscila (mujer) y Aquila (hombre) y le expusieron más exactamente el camino de Dios”.
Hechos 21:9: “Felipe, tenia cuatro hijas doncellas que profetizaban”.
Romanos 16:1-5,7: “Os recomiendo además nuestra hermana Febe…”
Filipenses 4:2-3: “Ruego a Evodia y a Síntique, que sean de un mismo sentir… que combatieron juntamente conmigo en el evangelio…”
Colosenses 4:15: “... a Ninfas y a la iglesia que está en su casa”.
1 Corintios 11:5: “...toda mujer que ora o profetiza...”
1 Corintios 14:3-5: “Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación…”

La polémica que se levanta es¿puede la mujer ejercer autoridad sobre un hombre en la iglesia del siglo XXI? ¿Qué entendemos por autoridad? Para descargar todo el artículo.....VI (3) Gran comision hombre y mujer trabajo junto

Hay que entender la función de la educación teológica en la iglesia no como mera transmisión de conocimiento o doctrinas, sino como la preparación de las personas, discípulos de Cristo, para vivir su existencia en el seguimiento de Jesucristo, siguiendo su ejemplo, viviendo para glorificarle

La educación teológica debe tomar como punto de partida la Gran Comisión, que expresa con claridad el propósito de Jesucristo de edificar su iglesia por medio de “hacer discípulos”, lo que supone la proclamación del evangelio, la incorporación a la iglesia, y la integración de la enseñanza de Jesús en la vida de cada discípulo. Llevar a cabo la Gran Comisión en un mundo plural, cambiante y posmoderno, supone un reto doble: la fidelidad en la transmisión de los contenidos y la claridad en la comunicación de los mismos a una generación posmoderna que, como alguien ha definido, escucha con la vista.El libro misionero por excelencia, Hechos, coloca en un lugar central -para el desarrollo de la misión- la fundamentación de la iglesia en la doctrina de los apóstoles. Hechos es una segunda parte de la obra de Lucas que tiene en su inicio la declaración de propósito “para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido” (Lc. 1:4), es decir, “has sido discipulado”. En los albores de la iglesia, un elemento fundamental de su vida era perseverar en la doctrina de los apóstoles (Hch. 2:42). La evangelización y la educación teológica van de esta manera de la mano. La enseñanza bíblica no es una actividad accesoria, superflua, que se pueda obviar, es una necesidad y una responsabilidad de la iglesia si quiere ser fiel al llamado de Jesucristo y consecuente con la misión que le ha sido encomendada, y esta enseñanza debe enfocarse en la formación y transformación de las personas en discípulos de Cristo.

Una primera consecuencia es entender la función de la educación teológica en la iglesia no como mera transmisión de conocimiento o doctrinas, sino como la preparación de las personas, discípulos de Cristo, para vivir su existencia en el seguimiento de Jesucristo, siguiendo su ejemplo, viviendo para glorificarle....Para descargar todo el artículo...VI (4) Educacion teologica y mision

El Movimiento de Lausana

El Movimiento de Lausana conecta a influenciadores e ideas para la misión mundial, teniendo como visión el evangelio para cada persona, iglesias formadoras de discípulos para cada pueblo y lugar, líderes semejantes a Cristo para cada iglesia y sector, y la influencia del reino en cada esfera de la sociedad. Conozca nuestros inicios, conexiones en curso y misión hoy. Conozca más

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram