III (3) El amor en acción encarna y promueve el evangelio de la gracia

07 DE JUNIO DE 2013

El amor en acción encarna y promueve el evangelio de la gracia

El compromiso de Ciudad del Cabo 2010 (Parte III:3)

Enrique Mier

 130607

 

En esta reflexión sobre este apartado de la declaración de Ciudad del Cabo 2010, quiero adelantar mi propósito. Quiero dejar sencillamente que Dios nos hable, y lo haga de tal manera que nosotros podamos entenderlo y creerlo para que podamos cambiar de una actitud pasiva a una invasiva, podamos llenarlo todo del olor de Cristo, y podamos crecer en la gracia, ya que el mundo en el que estamos viviendo lo necesita urgentemente. 

EL MEJOR MENSAJE, NECESITA LOS MEJORES MENSAJEROS
En el mundo globalizado en el que vivimos, estamos rodeados de todas las religiones, es más, la gente vive su propia “religión”, ya sea de corte espiritual o una forma de vida que viene a ser su religión. Por supuesto, cada uno cree que la suya es la mejor, y en consecuencia tratan de hacer prosélitos utilizando con mucha eficacia los medios técnicos que tienen a su alcance.

Nosotros tenemos el mejor mensaje, por su procedencia, por su eficacia presente, y por su esperanza futura, todo ello demostrable por la calidad de vida que podemos vivir.

En la historia de nuestro mundo, ocurrió un evento único e irrepetible: Dios se hizo hombre y vino a este mundo para hablarnos en persona de lo que somos y de lo que podemos llegar a ser. Para comunicarse utilizó un lenguaje que pudieran entender todas las personas, porque el destino de su mensaje, eran todas las personas de todas las razas, y de todas las culturas. Utilizó un lenguaje universal, el lenguaje del amor.

El se encarnó por amor, fue el amor lo que le movilizó para hacer la obra. Siendo Dios, no se aferró a ello, sino que se despojó a sí mismo, y vivió como cualquiera de nosotros. Conoció de primera mano nuestra realidad, nuestros sufrimientos, nuestras limitaciones, nuestras maldades, nuestros egoísmos… todo lo que sabemos que nos acompaña en nuestra breve vida, pero nada de esto fue un obstáculo para que hiciera lo que hizo.

Con su venida y entrega, rompió el círculo vicioso de mala vida, que termina en el sinsentido de la muerte física, y la muerte eterna. No existe un medio, ni un objetivo en la historia de la humanidad, que se pueda equiparar a este. Dios mismo ha configurado el plan, lo ha ejecutado, lo ha culminado, y a los que somos sus seguidores, nos ha dado una orden: “Id por todo el mundo “y predicar  desde el amor y con amor  este mensaje.

Los discípulos entendieron el mensaje y la forma en que tenían que transmitirlo. La evidencia de ello, es que aumentaban cada día. Para ellos el mensaje no era un añadido a sus vidas, se había convertido, en el sentido de sus vidas. Su forma de vida fue transformada por causa del mensaje que habían recibido. Para ellos desde ese momento nada fue igual, habían sufrido un cambio tan radical, que entregaron sus vidas a la causa, ya no merecía vivir de otra forma, nada podía sustituir el gozo de vivir una vida que agradaba a Dios y bendecía a las personas que eran alcanzadas.
Para descargar todo el artículo....III (3) El amor en acción encarna y promueve el evangelio de la gracia

 

 

El Movimiento de Lausana

El Movimiento de Lausana conecta a influenciadores e ideas para la misión mundial, teniendo como visión el evangelio para cada persona, iglesias formadoras de discípulos para cada pueblo y lugar, líderes semejantes a Cristo para cada iglesia y sector, y la influencia del reino en cada esfera de la sociedad. Conozca nuestros inicios, conexiones en curso y misión hoy. Conozca más

linkedin facebook pinterest youtube rss twitter instagram facebook-blank rss-blank linkedin-blank pinterest youtube twitter instagram